OPTOMETRÍA(+574) 444 44-47
OFTALMOLOGÍA(+574) 266 00-22

¿Por qué sentimos la necesidad de rascarnos los ojos?

  La sensación de comezón en los ojos, es un síntoma bastante molesto que produce un rascado repetitivo que puede afectar directamente la córnea , o un parpadeo intenso que se vuelve incómodo para la visión. Aunque la mayoría de veces no es una afección grave, puede resultar muy molesta y llegarse a complicar de acuerdo a la causa que la haya ocasionado, terminando en infecciones oculares que deben ser tratadas por un especialista.  

Esta alteración visual suele aparecer acompañada de otros síntomas como resequedad, sensación de un cuerpo extraño, opresión, lagrimeo, enrojecimiento o inflamación; como reacción alérgica a factores externos que afectan la parte externa del ojo. También esta irritación ocular puede tener origen en causas simples o inofensivas que suelen desaparecer solas, aunque si los síntomas persisten se puede tratar de un padecimiento que necesite de atención médica. Por lo general se produce a causa del contacto de agentes externos con la superficie ocular (cornea o párpados); estos factores pueden ser partículas suspendidas en el aire, como el humo o sustancias químicas tóxicas; elementos irritantes, polvo o toxinas propias de las condiciones ambientales, de igual manera influye la exposición a condiciones climáticas extremas, como el viento o frío intenso.   Algunas de las enfermedades asociadas a la irritación ocular es el síndrome de ojo seco, producto de la falta de lubricación ocular o baja producción lacrimal; fatiga ocular, que aparece tras pasar muchas horas frente a las pantallas de dispositivos electrónicos que impiden una adecuada lubricación corneal. Para evitar el sobreesfuerzo en la visión, te recomendamos realizar pausas para que los ojos descansen, poner comprensas de agua fría o aplicar lágrimas artificiales para favorecer el flujo lagrimal y evitar frotarse los ojos.   Algunas recomendaciones para cuidar tus ojos son:
  • Mantener una adecuada higiene ocular mediante 1 o 2 lavados al día con agua tibia.
  • Usar productos adecuados para el cuidado del contorno de los ojos.
  • Usar gafas de sol que los protegen de factores externos.

Medios de pago: